PINTURA

PETIT Romain©

La pintura de Philippe Petit desafía nuestra mirada, nos cuestiona, permite iniciar un diálogo interior. Y al mismo tiempo, nos incita y nos da ganas de tocarla. Es una pintura que toca y que pide ser tocada: belleza de la materia, belleza imaginaria.

La historia de los orígenes de la vida en la tierra ha llevado a Philippe Petit a convertirse en un pintor de la materia viva.

Comienza a pintar en 2014. La historia de la vida a través de la paleontología ha permitido convertir a Philippe Petit en un osteópata de gran talento. El tacto es su herramienta desde hace décadas, el cuerpo, como materia, su pan de cada día. No es sorprendente encontrar en muchas de sus pinturas un soporte para la materia viva.

En sus obras, percibimos también su búsqueda de la Vida y de lo Bello. Su pintura brota en un impulso creativo de originalidad y Belleza. Belleza en sus pinturas en blanco y negro, belleza en sus luces y sombras, belleza en la combinación de sus colores. Cada lienzo es el reflejo de un artista apasionado, un esteta. Aunque se trata de un acceso al mundo imaginario de la belleza, también nos invita a la realidad de lo vivo.

Philippe Petit, "maestro de ballet", es un pintor coreógrafo. Tal como hacen los bailarines, sus siluetas se elevan hacia el cielo, armoniosas, llenas de color, luminosas. Ante nuestros ojos, un ballet poético y sensual danza sobre el lienzo. Nuestro cuerpo, acogiendo el impulso creativo que anima al artista, se siente prendido y se lanza hacia un absoluto en proceso de creación.

Création THIS IS MY BRAIN | BEAUSSART Amélie | Photographe PETIT Romain© | 2016 Tous les droits réservés
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon